Contenidos

Enfermedades endocrinas

Debido a la infiltración miocárdica del mixedema, es posible encontrar los siguientes signos electrocardiográficos (ECG): bajo voltaje del QRS, bradicardia y aplanamiento o inversión de la onda T (Fig. 23.3). En el hipertiroidismo, además de la taquicardia sinusal, es habitual encontrar arritmias supraventriculares, especialmente fibrilación auricular (FA).
En caso de una diabetes descompensada (cetoacidosis), a menudo pueden observarse alteraciones de la repolarización, incluyendo una elevación del segmento ST en ausencia de cardiopatía clínica conocida (Fig. 23.4) (Chiariello, 1985). Además, el ECG, en caso de acompañarse de cardiopatía isquémica, presenta más alteraciones en casos de diabetes tipo 2 que en pacientes  no  diabéticos.  Se  ha  demostrado que los pacientes diabéticos tienen el mismo riesgo de complicaciones cardiovasculares que los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. Por lo tanto, los factores de riesgo (hipertensión, hipercolesterolemia, tabaquismo, etc.) tendrían que tratarse más intensamente en estos casos (Hypertension in Diabetes Study, 1993).

 
Apartado anterior Siguiente apartado