Contenidos

Fiebre reumática

Es una enfermedad inflamatoria sistémica cuyo órgano diana es el corazón. Por lo tanto, puede provocar durante la fase aguda, además de afectación articular, y en ausencia de tratamiento, carditis en un 40% de los casos. Ésta puede causar taquicardia, insuficiencia cardíaca, etc. El diagnóstico de fiebre reumática requiere la presencia de dos criterios mayores de Jones o uno mayor y dos menores, así como pruebas de infección estreptocócica previa (Chávez Rivera, 1986).
Aunque la fiebre reumática prácticamente ha sido erradicada en los países desarrollados, su incidencia todavía tiene cierto impacto en los países en vías de desarrollo como factor etiológico de la cardiopatía valvular. Por lo tanto, resulta útil reconocer las alteraciones del ECG para diagnosticar esta enfermedad.
Desde un punto de vista ECG, los hallazgos más característicos son: a) intervalo PR prolongado, que es un criterio menor de Jones; b) alteraciones de la repolarización, habitualmente leves, que se observan en cerca del 50% de los casos; c) grados más avanzados de bloqueo AV o bloqueo de rama y diferentes tipos de arritmias, que sin embargo no son muy frecuentes. Estas alteraciones ECG tienden a desaparecer tras la fase aguda. Si la enfermedad deja secuelas valvulares (cardiopatía reumática), éstas pueden ocasionar con el tiempo diferentes alteraciones ECG, especialmente crecimiento auricular y ventricular (véase Cardiopatía valvular).

 
Apartado anterior Siguiente apartado