Contenidos

Introducción

La cardiopatía isquémica puede dividirse en dos grupos clínicos: 1) pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) que pueden evolucionar o no a infarto de miocardio (IM), que presentan angina o síntomas equivalentes de aparición reciente y habitualmente de forma sostenida y sin relación con el ejercicio. Los SCA están causados generalmente por la ruptura, fisura o erosión de una placa aterosclerótica asociada a trombosis coronaria (Fig. 20.1), y 2) pacientes con angina, generalmente estable, relacionada habitualmente con la presencia de una placa aterosclerótica fija, que aparece durante el esfuerzo o taquicardización por otras causas, y desaparece al parar el ejercicio.
No obstante, el hecho de que se pueda pasar de una lesión estable, con o sin angina de esfuerzo, a una placa fisurada con trombosis y angina de reposo prolongada ha llevado a una hipótesis unitaria que considera la isquemia miocárdica como un abanico que abarca ambos grupos (Cannon, 2003; FusterRoss-Topol, 1996; Maseri, 1980).

 
Apartado anterior Siguiente apartado