Contenidos

Análisis de los complejos atrasados

Los complejos QRS atrasados suelen ser complejos de escape (Fig. 17.1 B), que pueden ser estrechos o anchos. Estos últimos se explican por complejos de la unión con aberrancia fase IV o complejos ventriculares de escape.
También pueden ser complejos retrasados sinusales, como resultado de una disminución súbita del automatismo sinusal con ondas P retrasadas normales. A veces los complejos sinusales retrasados ocurren después de un bloqueo sinoauricular o AV de segundo o tercer grado (Figs. 17.9 y 17.10), o después de un episodio de taquiarritmia que puede ser seguido por una pausa larga (síndrome  de  braditaquicardia),  después del cual se presenta una onda P o un complejo de escape (Fig. 15.28). Para asegurarse de que el complejo retrasado es de origen sinusal, la onda P precedente debe poder conducirse a los ventrículos (intervalo PR ? 120 ms). A menudo, la onda P sinusal ocurre simultáneamente con el complejo de escape. Esto explica que el intervalo PR sea igual o inferior a 120 ms, y que se superpongan los complejos QRS y la onda P (complejos coincidentes) (Fig. 17.1 A).

 
Apartado anterior Siguiente apartado