Contenidos

Bloqueo sinoauricular

17.3.1. Concepto y mecanismo

Si el estímulo sinusal llega a las aurículas, pero con retraso, se observa un bloqueo sinoauricular de primer grado, aunque la relación AV (onda P, complejo QRS) no se altera. Éste no es el caso del bloqueo sinoauricular de tercer grado, en cuyo caso un ritmo de la unión AV es el marcapasos dominante. Finalmente, el bloqueo sinoauricular de segundo grado puede ser, al igual que lo que ocurre con los bloqueos de segundo grado de la unión AV, tipo Mobitz o tipo Wenckebach (Figs. 14.19 y 14.20).


17.3.2. Hallazgos electrocardiográficos

17.3.2.1. Bloqueo sinoauricular de primer grado

Esto no puede ser detectado por el ECG convencional.

17.3.2.2. Bloqueo sinoauricular de segundo grado

En presencia de bloqueo sinoauricular intermitente de segundo grado tipo 2 ? 1, la frecuencia ventricular es la mitad del ritmo sinusal (BC = 2 AB) (Fig. 14.19 C). Si el bloqueo de segundo grado 2 ? 1 es fijo, el registro del ECG es similar al de una bradicardia sinusal debido a depresión del automatismo sinusal. Si el bloqueo sinoauricular de 2 ? 1 desaparece con el ejercicio, se puede observar un aumento brusco de la frecuencia cardíaca, por lo general más del doble debido al aumento en ritmo sinusal.
También se pueden ver bloqueos sinoauriculares de segundo grado (tipo Wenckebach). Por lo general, son del tipo 3 ? 2 (Fig. 18.10 H) o 4 ? 3 (Figs. 14.19 B y 17.9). La figura 17.9 explica por qué, en el bloqueo sinoauricular de segundo grado (tipo Wenckebach), el intervalo RR se acorta progresivamente. El aumento del bloqueo es gradualmente menor hasta que se produce un bloqueo completo y se inicia una pausa. Este tipo de bloqueo no modifica el intervalo PR porque el bloqueo está a nivel sinoauricular.
Desde el punto de vista ECG, el bloqueo sinoauricular tipo Wenckebach 3 ? 2 muestra una secuencia y unas características ECG similares a las de bigeminismo auricular debido a impulsos prematuros parasinusales auriculares (la onda P’ es idéntica  o  casi  idéntica  a  las  ondas  P  sinusales).  La  figura
17.10 explica los pasos clave para este diagnóstico diferencial (Bayés de Luna, et al., 1991).
17.3.2.3. Bloqueo sinoauricular de tercer grado (completo)

No existe despolarización auricular, debido a que no existen  estímulos  sinusales.  Por  lo  tanto,  el  registro  del ECG muestra un ritmo de escape de la unión AV o ventricular (Fig. 14.19 D).

 
Apartado anterior Siguiente apartado