Contenidos

Flutter ventricular

16.3.1. Concepto y mecanismo

La frecuencia ventricular es muy rápida (alrededor  de  300 lpm) y regular (variabilidad RR ?30 ms).  Lo  desencadena un PVC que suele ser extrasistólico (excepcionalmente  parasistólico) (Bayés de Luna, 2011), y lo mantiene un circuito de reentrada lo suficientemente grande  como  para  generar  ondas, que pueden desencadenar complejos QRS rápidos y muy organizados,  que  presentan   un   patrón   morfológico   determinado. El flutter ventricular es una TV muy rápida en la que  no  se aprecia el espacio isoeléctrico entre los complejos QRS. Por lo general, un flutter ventricular muy rápido desencadena una FV, y MS a menos que el paciente  esté  en  cuidados  intensivos  o lleve implantado  un  desfibrilador  (DAI)  (Fig.  16.29).  Muy pocas  veces  se  autolimita.
 
16.3.2. Hallazgos electrocardiográficos

El flutter ventricular se caracteriza por la presencia de complejos QRS de la misma morfología y voltaje, sin línea de base isoeléctrica entre ellos y sin ondas T bien visibles. Por lo tanto, no hay una separación clara entre el complejo QRS y el segmento ST-T (Fig. 16.29). La rama ascendente es igual que la rama descendente. Por esta razón, el ECG es igual cuando se mira al revés. La frecuencia ventricular suele ser 250-300 lpm.
Con frecuencia, después de algunos complejos de TV rápida, la misma se convierte en complejos ventriculares tipo flutter ventricular.
En ocasiones, algunas TV muestran un complejo QRS sin una onda de repolarización evidente, al menos en algunas derivaciones, pero la frecuencia ventricular no llega a 250 lpm.
Sin embargo, hay situaciones límite entre la TV polimorfa, el flutter  ventricular  y  la  FV,  como  también  ocurre en el caso de la FA y el flutter auricular (Fig. 16.30 A).
El flutter ventricular en ocasiones se puede confundir con  un  flutter  auricular  1  ?  1  con  preexcitación  o con conducción  aberrante  con  morfología  de  bloqueo  de  rama (Figs. 15.40 y 15.41).

 
Apartado anterior Siguiente apartado