Contenidos

Importancia clínica y síntomas

La incidencia de la mayoría de las arritmias aumenta progresivamente con la edad y, en consecuencia, las arritmias no son frecuentes en los niños (ver arritmias en niños, Cap. 23). La información obtenida de los registros de Holter (Cap. 25) demuestra que algunos complejos ventriculares prematuros aislados (CVP) están presentes en aproximadamente el 10-20% de los jóvenes en registros de 24 h, y su presencia es casi una regla en el grupo de edad de más de 80 años. Del mismo modo, arritmias crónicas, como la FA, son excepcionales en los niños, y están presentes en aproximadamente el 10% de los sujetos mayores de 80 años de edad. Sin embargo, hay arritmias que son típicas de los niños, como algunas taquicardias paroxísticas reentrantes de la unión AV por una vía accesoria (TRU-VA), algunas taquicardias ectópicas de la unión, así como algunas taquicardias ventriculares (TV) monomórficas (idiopáticas) y TV polimórficas (catecolaminérgicas). Por último, hay también algunos casos de bloqueo AV congénito (ver Cap. 23).
La importancia clínica más importante de arritmias se debe a su relación con la muerte súbita cardíaca (Bayés de Luna, 2011; Goldstein, et al., 1994). También es conveniente recordar que con frecuencia algunas arritmias, especialmente la FA, pueden producir embolias, incluida la embolia cerebral, a veces con graves consecuencias. Además, tenemos que recordar que en ocasiones las arritmias rápidas pueden provocar o empeorar la insuficiencia cardíaca. Se recomienda la consulta de las referencias generales (p. IX).

 
Apartado anterior Siguiente apartado