Contenidos

Concepto

La isquemia miocárdica se define como una reducción brusca o incluso total del flujo de sangre oxigenada que, en condiciones normales, recibe el tejido miocárdico. La isquemia miocárdica origina una cascada de eventos (Nesto, 1987) que se resume en la figura 13.1 y que finaliza con la aparición de síntomas, angina o equivalentes, y que a menudo, evoluciona a infarto de miocardio (IM). Recientemente (Kenigsberg, 2007), se ha demostrado que a los pocos segundos de una oclusión coronaria aparece un retraso de la repolarización (alargamiento del QT y onda T picuda y simétrica). Esto probablemente signifique que las alteraciones eléctricas pueden estar presentes en el mismo momento o incluso antes que las alteraciones de la contractilidad (ver Fig. 13.1). A menudo aparecen arritmias que pueden llegar a provocar una muerte súbita (MS).
Las alteraciones del electrocardiograma (ECG) aparecen como consecuencia de las modificaciones electrofisiológicas y patológicas que la isquemia, transitoria o sostenida, induce sobre las células miocárdicas.

 
Apartado anterior Siguiente apartado