Contenidos

Concepto: consideraciones preliminares

El concepto electrocardiográfico (ECG) de crecimiento ventricular incluye la hipertrofia de la pared, la dilatación de la cavidad, y una combinación de los dos. Anatómicamente, el término hipertrofia ventricular se refiere al incremento de la masa miocárdica y del tamaño de sus fibras, mientras que dilatación significa un aumento en el volumen de la cavidad.
La electrogénesis de las morfologías que se presentan cuando existe un crecimiento ventricular se deben más a la hipertrofia de la pared que a la dilatación de la cavidad, lo contrario de lo que ocurre en el caso del crecimiento de las aurículas. Por otro lado, desde hace años se ha considerado (Sodi, 1964) que la presencia de un cierto grado de bloqueo ventricular homolateral a la cavidad hipertrofiada influye en la morfología. En cualquier caso, es evidente que las modificaciones que experimentan las asas de P, QRS y T debido al crecimiento ventricular explican las alteraciones morfológicas encontradas en las 12 derivaciones del electrocardiograma (ECG).
Grados ligeros o incluso  moderados  de  crecimiento  de los ventrículos no suelen modificar el ECG . Cuando la cardiopatía que origina crecimiento ventricular no es muy  importante, como en el caso del ventrículo derecho (VD) la estenosis pulmonar ligera, o en  el  ventrículo  izquierdo  (VI)  la estenosis aórtica ligera, puede no originar durante un cierto tiempo cambios ECG de crecimiento ventricular, a pesar de que ya exista un cierto grado de  sobrecarga  hemodinámica.  Por otra parte, con  el  paso  del  tiempo,  a  menudo  el  mismo  grado de la severidad de la cardiopatía responsable del crecimiento ventricular altera más o menos el ECG, lo que indica la fase evolutiva  de  la  enfermedad  (véase  abajo).
La ecocardiografía es un método sensible, inocuo y reproducible para la determinación de la dilatación y la masa del VI. Su fiabilidad es comparable a la de los estudios anatómicos y hemodinámicos (Reichek, 1981), y proporciona una información más exacta que los estudios isotópicos (Subirana, 1981). Las dimensiones del VD se pueden medir aún mejor utilizando la ecocardiografía bidimensional (Bommer, 1979). La resonancia magnética cardiovascular (RMC)es una técnica estándar reproducible de referencia para la evaluación de la masa y los volúmenes ventriculares (Sheridan, 1998). La correlación en seres humanos entre las mediciones de la masa del VI con RMC in vivo y el peso del VI post mortem presenta un coeficiente de correlación con un rango de 0,95-0,99 (Keller, 1998; Allison, 1993). Los estudios de RMC se correlacionan estrechamente con los realizados por ecocardiografía, presentando posiblemente aún una mejor precisión en la medida de la masa ventricular (Reiter, 1986). También se ha estudiado en individuos de razas distintas la utilidad del ECG con correlación con RMC para el diagnóstico del crecimiento ventricular izquierdo (CVI) y sus implicaciones pronósticas (Jain, 2010). Se ha demostrado que el ECG tiene una baja sensibilidad (SE) pero alta especificidad (SP), con algunas diferencias relacionadas con la raza, si se utiliza la ecocardiografía como técnica de referencia. Sin embargo, no conocemos que se haya realizado ningún estudio comparativo de las dos técnicas (ecocardiografía y RMC) con el fin de determinar con mejor exactitud los criterios ECG de crecimiento ventricular.

 
Apartado anterior Siguiente apartado