Contenidos

Variaciones electrocardiográficas con la edad

A continuación se describen las características más importantes del ECG en la infancia y en ancianos, en comparación con el ECG de adultos del que hemos estado hablando hasta ahora.
recién nacidos, niños y adolescentes (figs. 7.38-7.43)
 
Las características son:
Frecuencia cardíaca más rápida de la normal.
Intervalo PR más corto.
El ÂP está a veces situado hacia la izquierda, a veces másallá de 0°, sin que este hecho por sí solo se considere anormal.
El ÂQRS en el PF está situado a la derecha en el recién nacido. Con el tiempo el asa de QRS primero se coloca a la izquierda, y luego se hace posterior (Fig. 7.39), por lo que la morfología de V6 se parece a la del adulto antes que la de V1. En V6 ya existe una morfología qR    cuando todavía se registra en V1 una onda R de mayor voltaje ( ). Cuando en un lactante se encuentra una morfología rS en V1 (     ),debe excluirse la posibilidad de que se trata de un prematuro antes de considerar que existe HVI (Fig. 7.39).
La deflexión intrinsecoide (tiempo desde el origen del QRS hasta el pico de R) en V6 normalmente dura hasta 0,03 s en los recién nacidos y hasta 0,04 s en los niños.
El corazón suele ser vertical o semivertical en la primera infancia, para luego convertirse semivertical en intermedio.
Se ve una morfología rSr’ en el 5% de los niños normales (a menudo entre los 6 meses y hasta los 4 años). La onda r normal por lo general varía con la respiración y es de bajo voltaje. Sin embargo, la r’ que se ve a veces en diferentes cardiopatías a veces también se modifica con la respiración (Fig. 7.40).
El ECG en los recién nacidos (hipermaduros) presenta, por lo general, QRS con onda R en V1, a veces incluso con morfología qR (Fig. 7.41). A menudo, una onda R dominante (RS) de bajo voltaje en V1 permanece para siempre. Esto puede confundirse en la edad adulta con el crecimiento del ventrículo derecho y el infarto lateral.
Por el contrario, el ECG en los recién nacidos prematuros pueden presentar con frecuencia una morfología rS en V1 (véase antes) (Fig. 7.39). En el capítulo 22 comentamos los cambios del ECG que son sospechosos de cardiopatía congénita en el recién nacido.

 



 
Presencia de la morfología de repolarización infantil (Fig.
7.42), que se manifiesta por un T asimétrica, y negativa en V1 o V1 y V2, y bifásica (– ) y/o una onda T con muescas en las derivaciones precordiales intermedias. Esta morfología se debe al hecho de que el asa de T se dirige cabeza hacia atrás después de la primera semana, y más tarde gradualmente toma una dirección más anterior  (al final del primer año, T es positiva en V3 en el 45% de los casos, y a los 8 años, en el 95%). A veces, ciertas características de la repolarización llamada infantil pueden persistir hasta 15-20 años, especialmente en las mujeres. Como resumen podemos decir que, desde el primer día de vida hasta el final de la primera semana, la onda T es positiva en V1. Al final de la primera semana, el asa T va hacia atrás y se convierte en anterior con el paso del tiempo (Fig. 7.43).
En algunos adolescentes, hay una onda R de alto voltaje en las derivaciones precordiales (la suma de SV2 RV5 es de hasta 65 mm) sin evidencia ecocardiográfica de HVI.
Ancianos (fig. 7.44)
 
A . Diferentes estudios afirman que en comparación con personas más jóvenes, los ancianos presentan una mayor incidencia  de  los  parámetros  anormales  siguientes:
Arritmias (extrasístoles supraventriculares y ventriculares, fibrilación auricular, enfermedad del nódulo sinusal y bloqueo AV).
Bloqueos ventriculares.
Crecimiento  ventricular  izquierdo  y  derecho.
Alteraciones de la repolarización importantes. En la mayoría de los casos, estas alteraciones no son causadas por la edad sino por la presencia de una cardiopatía subyacente.
B . Por  otra  parte,  los  siguientes  datos  pueden  considerarse  variantes  de  la  normalidad  debidos  a  la  edad:
Bradicardia sinusal que ocurre a menudo.
Intervalo PR que es más largo que en los adultos jóvenes (el límite superior normal: 0,22 s).
El ÂP del PF que con frecuencia es superior a 60°, al menos en parte debido a enfisema pulmonar.
El ÂQRS del PF desviado a la izquierda (más allá de 0°).
Dextrorrotación frecuente (onda «S» hasta V6) a causa del enfisema pulmonar que a menudo está presente en los ancianos.
Bajo voltaje en todas las desviaciones. La disminución del voltaje de las fuerzas iniciales anteriores explica el escaso aumento de la «r» de V1-V3. Por esta razón, el diagnóstico de infarto septal en los ancianos es a menudo difícil. Por otra parte, especialmente algunas mujeres ancianas delgadas presentan  una  onda  R  de  alto  voltaje  en  las  derivaciones precordiales izquierdas, sin que exista evidencia ecocardiográfica de HVI.
Inversión del ángulo QRS-T en el PH con respecto a los niños (Fig. 7.44).
A veces hay una depresión del segmento ST superior a 0,5 mm, sin evidencia de cardiopatía.
La figura 7.45 muestra el ECG normal de un hombre de 90 años de edad (mi abuelo Miguel) que presenta varias características del ECG normal de una persona de edad avanzada.
TARGET

 
Apartado anterior Siguiente apartado