Contenidos

Técnicas de grabación

Vamos a comentar cómo se realiza el registro del ECG y los errores  técnicos  que  se  pueden  realizar  durante  este  proceso.
 
 
Cómo proceder para registrar un electrocardiograma
 
El registro del ECG debe realizarse por personal entrenado. El paciente debe estar acostado cómodamente en la cama o en una mesa de exploración. La habitación debe tener una temperatura adecuada para evitar el temblor muscular, que puede producir artefactos de registro. El torso del paciente, las muñecas y las piernas deben estar al descubierto (Fig. 6.19 A).
La persona que registra el ECG debe realizar las siguientes tareas:
1 . Conectar el  aparato  a  una  fuente  de  energía  eléctrica  y los  electrodos  al  aparato.
2 . Limpiar la piel del paciente y conectar los electrodos de registro en los sitios adecuados para el registro de las derivaciones correspondientes. Cuatro electrodos se  colocan en las extremidades (Fig. 6.19):  el  electrodo  de  color rojo en la  muñeca  derecha;  el  electrodo  de  color  amarillo en la muñeca izquierda; el electrodo verde en la pierna izquierda, y el electrodo negro, o indiferente, en la pierna derecha. Actualmente se recomienda la colocación de los electrodos  de  los  brazos  en  la  parte  superior  para  obtener
 
un mejor registro. Estos electrodos se utilizan para registrar las derivaciones del PF. Electrodos adicionales se colocan en diferentes sitios en el torso para registrar las derivaciones precordiales (V1-V6) (Fig. 6.13 A).
3 . Se debe  ajustar la línea de base para que el registro ECG quede  centrado  en  el  papel.
4 . Se comprueba la calibración del dispositivo. En todas las derivaciones la altura  de  la  deflexión  de  calibración  debe ser de 1 cm (que corresponde a 1 mV) (Fig. 6.20 C). La morfología de la deflexión de calibración también debe comprobarse. La pendiente de la meseta debe bajar gradualmente cuando se aprieta el botón  de  calibración (Fig.  6.20  A).
5 . Debe realizarse el registro a la velocidad adecuada, normalmente de 25 mm/s. En este caso la distancia entre dos líneas verticales del papel de impresión (1 mm) corresponde a 0,04 s, y la distancia entre dos líneas verticales gruesas (5 mm) a 0,20 s (Fig. 6.20 C). La velocidad de 50 mm/s permite medir mejor  los  intervalos,  pero  la  calidad del  registro,  sobre  todo  del  ST,  es  menor.
6 .    Hay  que  mantener  centrada  la  línea  de  inscripción.
7 . Hay que evitar artefactos tales como los causados por la corriente  alterna  y  temblor  (Fig.  6.20  B).
8 . Hay que registrar una tira  de  20  cm  como  mínimo  para cada derivación. La persona que realiza el registro  debe saber cuándo es necesario registrar una tira larga (arritmias), cuando es necesario registrar una tira durante la respiración  profunda  (presencia  de  Q  en  la  derivación  III), y cuando hay que registrar derivaciones precordiales adicionales  (niños,  posible  infarto  lateral  o  de  VD,  etc.).
9 . Asegúrese  de  que  el  trazo  está  correctamente  registrado (II = I III) y que las diferentes derivaciones están bien identificadas.
errores técnicos en el proceso de registro
 
Los  errores  técnicos  en  el  proceso  de  registro  se  puede deber  al  aparato,  o  al  responsable  del  registro.  Éstos  incluyen: 1 .    Mala  colocación  de  los  electrodos  que  puede  conducir  a un  diagnóstico  erróneo  de  ritmo  ectópico  o  dextrocardia (Fig.  6.21),  o  a  la  localización  equivocada  del  infarto  del miocardio (IM) con onda Q (Fig. 6.22) o al diagnóstico de falso  infarto  septal.  Esto  último  ocurre  si  se  colocan  los
 
electrodos de V1-V2 altos, lo que puede originar que se registre una onda P negativa seguida de QS, en vez de P± seguida de rS.
2 . Como consecuencia de artefactos se  puede  realizar  un falso  diagnóstico  de  taquicardia  ventricular  o   flutter (Fig.  6.23).
3 . Por último, el uso inadecuado de algunos filtros  puede originar  una  falsa  elevación  del  segmento  ST   en   V1-V2 (Fig.  6.25)  que  puede  simular  un  SCA  o  un  falso  diagnóstico de síndrome de Brugada, o en otras derivaciones se puede suprimir una onda J (repolarización precoz), por  otra parte bien visibles (Fig. 6.24) (Nuñez-Angulo, et al., 2011; García Niebla, et al., 2009).
Para más información, consúltese Lemmerz (1966), García Niebla (2009) y Drew (2006) (Bayés de Luna, 2006; Kligfield, 2007).

 

Bibliografia

Baker AL,  Nijkerk  G,  Groenemeijer  BE,  et  al.  The  Lewis  lead:  making  recognition of P waves easy during wide QRS complex tachycardia. Circulation. 2009; 115:1306.
Bayés de Luna A, Batchavarov VN, Malik M. The morphology of the electrocardiogram.
In: Camm AJ, Lüscher TF, Serruys PW, eds. The ESC textbook of cardiovascular medicine.  Oxford:  Blackwell;  2006.
Bayés de Luna A. Clinical electrocardiography: a textbook. New York: Futura Publishing Ceo; 1998.
Bayés de Luna A, García Niebla J. To change a dogma can be very difficult. ANE.
2010;15:392.
Cabrera E. Teoría y práctica de le electrocardiografía. Instituto Nacional de Cardiología.
México: La Prensa Médica Mexicana; 1958.
Case RB, Moss AJ. Recommendation for revision of the standard presentation of the frontal plane ECG leads including reversal of lead aVR (to aVR): it is time for a change. Ann Noninvasive Electrocardiol. 2010;15:97.
Coksey I, Dunn M, Massie E. Clinical ECG and VCG. Chicago: The Year Book Medical Pub; 1977.
 
Drew BJ. Pitfalls and artifacts in electrocardiography. Cardiol Clin. 2006;24:309. Gallagher JJ, Smith W, Kerr CR, et al. Esophageal pacing: a diagnostic and therapeutical
tool. Circulation. 1982;65:336.
García-Niebla J, Llontop-García P, Valle-Racero JI, Serra-Autonell G, Batchvarov VN, Bayés de Luna A. Technical mistakes during the acquisition of the electrocardiogram. Ann Noninvasive Electrocardiol. 2009;14:389.
Kligfield P, Gettes LS, Bailey JJ, et al. American Heart Association guidelines. Recommendations for the standardization  and  interpretation  of  the  electrocardiogram. Part I: The electrocardiogram and its technology: a scientific statement from the American Heart Association Electrocardiography and Arrhythmias Committee, Council on Clinical Cardiology; the American College of Cardiology Foundations; and the Heart Rhythm Society: endorsed by the International Society for Computerized Electrocardiology. Circulation. 2007;115;1306.
Lemmerz AH, Schmidt R. Les erreurs d’enregistrement en électrocardiographie. Paris: Masson & Cie, Éditeurs, 1966.
Nuñez-Angulo A. Chest pain with spurious ST elevation. Eur Heart J 2011;32:2349. Epub April 9 2011.
Pehrson S. The oesophageal route in clinical electrocardiology. Florence: Pasquale del Bene Edit; 2004.
Perron A, Limb T, Pahlm-Webb U, et al. Maximal increase in sensitivity with minimal loss of specificity for the diagnosis of ACS with the 24 lead ECG.J of Electrocardiol. 2007;40:463.
Rodensky PL, Wasserman F. Esophageal electrocardiography. Selected clinical applications. Am Heart J. 1962;64:444.
Wagner GS, Pahlm-Webb U, Pahlm O. Use of the 24-lead “standard” electrocardiogram to identify the site of acute coronary occlusion. A review paper. J Electrocardiol. 2008;41:238.
Wellens HJ. The value of the right precordial leads of the electrocardiogram. N Engl J Med. 1999;340:381.
Wilson F, Hill I, Johnston F. The interpretation of the galvanometric waves when one electrode is distant from the heart and the other in contact with its surface. Am Heart J. 1943;4:807.

 
Apartado anterior Siguiente apartado